Tú, la música y yo


Por Judith de Cosquillas Musicales

¡Ha llegado a casa!  ¿Pero quién?

Seguro que ya la conoces, pero hoy viene a quedarse en nuestra casa por una larga temporada. Te la presento, se llama música y viene a que juguemos y aprendamos con ella. ¿Te animas?

La música como todo lenguaje sirve para comunicarse. Pero no es cualquier lenguaje, es un lenguaje universal, pues no entiende de edades ni de idiomas. Realmente, es la lengua de las lenguas porque en ella se encuentran todas.

Nosotros la vamos a utilizar para crear momentos únicos y diferentes en casa, donde la palabra estará SIEMPRE acompañada de una melodía o un ritmo. Y donde, además, intentaremos estimular a los pequeños y obtener respuestas acordes al momento del desarrollo del aprendizaje según su edad a través de ella.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta, es que este ratito musical empieza y termina con música. Eso quiero decir, que desde que comienza hasta que finaliza no se puede hablar si no es con música. Todo lo que queramos decir tendrá una melodía y ritmo, que nosotros iremos improvisando.

Prueben a decir simplemente “hola” cantando y verán como captan en un instante su atención. También es cierto que cada niño o niña tiene un ritmo diferente de respuesta ante un estímulo, por lo que no podemos interrumpirlos ni agobiarnos si vemos que no responden de inmediato el estímulo que les estamos planteando. En caso de que esto suceda, vamos a evitar conductas como: “se hace así, cógelo de esta manera, escúchame, estate quieto”.

Lo que queremos lograr a través de la música es decir todo eso sin decirlo, de forma natural, a la vez que los invitamos a adentrase en una nueva lengua que les ayudará a desarrollar aspectos fundamentales en su desarrollo.

Estructura

1.Canción de bienvenida

Debe ser una canción que contengapalabras como “hola”, “bienvenidos”, “vamos a empezar”. Es una manera dehacerles entender que comenzamos y que llega la hora de aprender y jugar con la música.

2. ¡A moverse!

Es el turno de despertar el cuerpo. Posiblemente ya estén bastante activos, pero no de la forma que queremos. Así que al ritmo de música africana o de aquella que les guste damos rienda suelta a todos los movimientos que se nos ocurran: palmadas, subir y bajar los brazos, golpe en los muslos, en la cabeza, en el pecho, chocar las manos entre nosotros, chasquidos, dar golpes con los pies, etc.

Les digo música africana, porque para mí es una gran aliada, ya que contiene una gran variedad tímbrica y rítmica. Me parece muy rica y además se mete enseguida en nuestro cuerpo.

Canción de ritmos africanos

3. Cantar y percutir

Es hora de aprender una nueva canción o de cantar aquella que ya conocemos para trabajar con ella haciendo diversos ritmos con el cuerpo o utilizando instrumentos. En este enlace pueden encontrar nuevas canciones. 

Aquí les dejo un ejemplo de cómo pueden trabajar una canción conocida y todas las variantes que pueden conseguir de la misma:

Cosquillas musicales

4.Calma

Este suele ser el momento más complicado, volver a la calma. En poco tiempo hemos ido despertando toda esa energía y posiblemente estén en la cima de ella, así que no será fácil lograr la tranquilidad inmediata. Para ello, recurrimos a piezas musicales que no contengan letra, sino solo parte instrumental y que además sean melodías completamente sosegadas y que no inviten al movimiento.

En este punto lo más importante es tumbarse juntos e intentar controlar la respiración a través de lo que escuchan. Es fundamental no presionarlos si se levantan o no se están quietos. Ustedes se mantendrán acostados para que ellos sin necesidad de la palabra, entiendan que esa música y ese instante es para estar calmados después de haber jugado.

Algunas piezas que podrían escuchar:

  • Nocturne op.9 Nº – Chopin
  • Adagio de Cuerdas- Samuel Barber
  • Claro de Luna- Debussy
  • Once Upon A Time In Paris- Erik Satie

5.Nos despedimos

Bueno, llega el momento de decirnos adiós y del mismo modo que al principio, cantaremos una canción que implique despedirnos con palabras como: “adiós”, “nos vamos”, “esto ha terminado”, “hasta pronto”.

Es necesario crear una estructura clara con un principio y un final determinado como pueden comprobar en la estructura que les presento, así como pasar por todo tipo de emociones, de timbres, sonoridades y estilos musicales. No olviden que para que esta aventura musical funcione es vital cantar en todo momento y no interrumpir la sesión con el habla del día a día.

Espero que lo disfruten y comprueben que ¡Somos Música!

Muchas cosquillas musicales

Judith

Hola soy Judith, profesora de música. Una apasionada de la docencia y una loca incansable que cree y CREA una educación diferente. Una educación que entiende y comprende al alumno, una educación que respeta el ritmo de aprendizaje de cada uno de sus alumnos, una educación desde las emociones.

Cada tarde intento acercar a mis alumnos a un mundo musical variado y en el que pueden sentir un sinfín de cosquillas musicales.

Considero la música como una de las asignaturas troncales de la educación y lucho día a día para darle su importancia.

Cosquillas Musicales no es más que un medio para acercarles a ustedes la música, que aprendan cómo pueden usarla siempre JUGANDO.

¿Te animas a jugar con la música?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *